La confluencia cultural: Entrevista con el filósofo Dr. Julian Baggini

2019-01-04T18:02:13+00:0012/11/2018|

La confluencia cultural

A lo largo de su vida Idries Shah promovió contactos y conexiones entre diferentes tradiciones alrededor del mundo, pues creía que ello era un elemento importante en el avance de la cultura humana.

Con este mismo espíritu, la Idries Shah Foundation ha creado “La confluencia cultural”, un foro dentro de nuestro sitio web en el cual se invita a personajes interesantes de todo el mundo a hablar de sus propias experiencias y las lecciones que han aprendido por cruzar diversas fronteras culturales.

Aquí podrás leer más artículos de esta serie: https://idriesshahfoundation.org/es/confluencia-cultural/

Julian BagginiAcerca de Julian Baggini

Julian Baggini es un destacado filósofo británico y autor de muchos libros sobre filosofía, por ejemplo Breve historia de la verdad y Los límites de la razón. Es cofundador de la revista The Philosophers. Su último libro, How the World Thinks, analiza diferentes formas de pensar en todo el mundo.

Sitio web: www.microphilosophy.net

Los orígenes de la filosofía, ¿se pueden encontrar en las tradiciones de los cuentacuentos?

En cierto modo, la filosofía comenzó cuando la gente empezó a darse cuenta de que contar historias no era suficiente. La historia debía basarse en hechos, no solo en el análisis y en la tradición. En otras palabras, la filosofía exigió que las historias que nos contamos respondan a la razón, así como a la imaginación y la emoción. Cuando empezaron a exigir esto, no abandonaron sus viejas historias: simplemente comenzaron a hacerlas más compatibles con lo que la evidencia de sus sentidos y su razón les decían. Por supuesto, esto significaba que los filósofos habían empezado a contar una nueva historia, una de las formas de escapar del mito y la superstición hacia un mundo de ciencia y razón. Esa historia también generó sus propios mitos; por lo tanto parece que el contar historias es algo que no podemos evitar del todo.

¿Es el cientificismo otro tipo de religión?

Es difícil responder a esa pregunta sin decidir qué hace que algo sea una religión. Los estudios comparativos sugieren que es un término muy amplio. Las religiones tienen aspectos de creencia, comunidad y práctica, en diferentes proporciones. Creo que parte de lo que las define como religiones es el hecho de que conllevan un tipo de fe, que implica la confianza o el compromiso.

El cientificismo es la creencia de que todos los problemas intelectuales genuinos son problemas científicos, que las únicas verdades son las científicas. Todo lo demás puede ayudarnos a sentirnos mejor o dar algún otro tipo de satisfacción, pero no cuenta la verdad.

El cientificismo parece religioso en algunos aspectos porque no parece estar basado en la evidencia y en la razón. No se puede establecer por medios científicos la creencia de que solo los métodos científicos producen verdades importantes. Así que parece haber un compromiso no racional, una especie de fe, en el centro del cientificismo. Como la religión en su peor momento, da a las personas una sensación tranquilizadora de que puedan distinguir claramente entre lo verdadero y lo falso. Sin embargo, a diferencia de la religión, muchos defensores del cientificismo creen que hace redundante la idea de lo correcto y lo incorrecto.

En Occidente, ¿se están adoptando aspectos de las filosofías orientales?

Los aspectos que se están adoptando también están en proceso de ser adaptados. El ‘mindfulness’ y el yoga, por ejemplo, se han secularizado completamente, lejos de su contenido ético. Solo se entienden como herramientas para mejorar el bienestar. En general, me temo que la aceptación de la llamada ‘espiritualidad oriental’ es a menudo poco más que la adición de nuevos elementos a la lista de cosas que un consumidor individual puede elegir para promover su propio bienestar.

Mirar la filosofía desde una perspectiva global, ¿le ha cambiado la manera de pensar?

En muchos sentidos, los cuales son bastante sutiles. El más importante es difícil de explicar. Gracias a la filosofía japonesa he profundizado mi apreciación de cómo el pensamiento no se trata solamente de construir argumentos con el lenguaje, sino de una cuidadosa atención, tratando de tener una idea real de cómo son las cosas. Esto me habría parecido un poco tonto hace unos años y, contado así, probablemente todavía lo parezca. Pero espero que en el nuevo libro le dé más sentido y pueda expresar algunos de sus atractivos.