La confluencia cultural: Entrevista con la escritora Lisa Alther

2019-01-04T18:02:22+00:0026/11/2018|

La confluencia cultural

A lo largo de su vida Idries Shah promovió contactos y conexiones entre diferentes tradiciones alrededor del mundo, pues creía que ello era un elemento importante en el avance de la cultura humana.

Con este mismo espíritu, la Idries Shah Foundation ha creado “La confluencia cultural”, un foro dentro de nuestro sitio web en el cual se invita a personajes interesantes de todo el mundo a hablar de sus propias experiencias y las lecciones que han aprendido por cruzar diversas fronteras culturales.

Aquí podrás leer más artículos de esta serie: https://idriesshahfoundation.org/es/confluencia-cultural/

Cultural Crossroads: Lisa AltherAcerca de Lisa Alther

Lisa Alther es novelista estadounidense y la autora de Kinflicks: Erotismos familiares, entre otros libros. Nació en 1944 en Kingsport, Tennessee, y se licenció en literatura inglesa en el Wellesley College en 1966. Es catedrática de la Universidad Estatal de East Tennessee. Divide su tiempo entre Tennessee, Vermont y la ciudad de Nueva York.

Sitio web: www.lisaalther.com

1. Usted en sus novelas introduce ideas de otras culturas, ideas científicas y esotéricas. ¿Es importante eso para estimular su proceso de escritura?

Mi madre era de Nueva York y mi padre de Virginia. Hay enormes diferencias culturales entre el Norte y el Sur de EE. UU., así que crecí caminando sobre una cuerda floja entre los dos. Esta educación me ha hecho muy consciente de las idiosincrasias culturales que he experimentado en otros lugares. Pero al mismo tiempo descubrí que por lo general, en todo el mundo, la gente no es tan diferente bajo su armadura. De hecho, me parece que la mayoría de las criaturas vivientes tienen una esencia que es universal, aunque esté más activa en algunas criaturas que en otras. Y eso es lo que hace posible las metáforas. Puedes comparar un fragmento de realidad con otro porque ya existe una unidad subyacente. Por lo tanto, siempre estoy buscando material que pueda usar para tales metáforas y eso incluye descubrimientos científicos, sistemas espirituales y cualquier otra cosa con las que me encuentre. Es cierto, ver estas afinidades subyacentes me da un impulso cuando escribo porque alimenta mi esperanza de que lo que estoy tratando de transmitir resuene para alguien más en algún otro lugar, ya que debajo de nuestras diferencias somos todos similares, a mi parecer.

2. EE. UU. es una mezcla de culturas, pero la diferencia más obvia es la que hay entre Norte y Sur. ¿Existen otras que no se conocen tanto?

Cuanto más enfocado esté tu microscopio, más singularidad descubrirás. Por ejemplo, no solo el Norte es diferente al Sur; el este de Tennessee, donde crecí, es muy diferente del centro o el oeste del estado, al menos para aquellos que están realmente familiarizados con las diferencias. Es como dividir el átomo: puedes seguir dividiéndolo en componentes cada vez más pequeños. Vermont es diferente a New Hampshire. Carolina del Sur es distinta a Carolina del Norte. ¡Y Texas es un mundo en sí mismo!

3. La proliferación de posibilidades de género ha dado lugar a una nueva norma cultural: si es más fácil ser diferente ¿es más difícil ser ‘normal’?

¡Que pregunta más interesante! No estoy seguro de cuánto tiempo durará el respeto por la variación de género en este país. El Departamento de Salud y Servicios Humanos de Washington propone una definición legal de género como inmutable y basada en los genitales de una persona al nacer. Si tiene éxito, algunas de las opciones de género actuales podrán dejar de existir legalmente y tendrán que pasar a la clandestinidad una vez más. Por lo tanto, no creo que sea necesariamente ‘más fácil ser diferente’. Lo ‘normal’ parece estar recuperando su terreno perdido a un ritmo considerable.

4. ¿Cuáles son las ideas Súficas que le han sido más útiles a lo largo de los años?

Todas las ideas de los Sufis han sido de vital importancia para mí. Comencé a leer los libros de Idries Shah y las otras publicaciones de Octagon Press en 1969 y las he estado leyendo desde hace casi cincuenta años. Si tuviera que elegir algunos favoritos, los míos serían Los Sufis, La sabiduría de los idiotas, Cuentos de los derviches, y El jardín secreto de Shabistari. No sé exactamente por qué estos son mis favoritos, pero son aquellos a los que vuelvo más a menudo.